viernes, 23 de marzo de 2012

Defender la sanidad pública es defender la democracia

En el blog de la asociación para la defensa de la sanidad pública de Murcia publican una entrada en la que se hace referencia a un artículo publicado en la revista The Lancet.
The Lancet (la lanceta o el bisturí) es una prestigiosa revista médica inglesa fundada en 1823. En un editorial analiza el desmantelamiento que está sufriendo la sanidad pública en el Reino Unido. Se trata de un servicio público que ha servido de modelo a otros muchos. El nuestro tiene muchos puntos inspirados en él.
Valorando la historia del servicio nacional de salud inglés se observa el paralelismo con el acontecer de la historia inglesa en los últimos 100 años.
La reflexión es que acabar con la sanidad pública es acabar con nuestra historia y nuestra democrácia.

Podeis leer el artículo completo en el siguiente enlace:

ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA

6 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Estoy de acuerdo, desde luego. Pero yo creo que el que este sistema actual sobreviva no depende sólo de quien lo gestione, sino que también los que lo utilizamos lo cuidemos como si fuera - que lo es - propio. Todos tenemos que aportar para que se mantenga en los términos que conocemos.

Un beso, pesol

Pèsol dijo...

En todos lados hay gente lista que se aprovecha. Lo que ocurre es que en este caso no son una causa importante del desvío presupuestario. Si pensamos sólo en fármacos, hay muchas especialidades supermodernas y fantásticas que cuestan cuatro veces más que medicaciones a las que no superan ni en eficacia y mucho menos en seguridad (por ser novedades). Porqué están aprobadas y financiadas?. ¿Por qué no se prohibe a los visitadores médicos que inviten a viajes, cenas y demás a médicos del sistema público?. ¿Por qué en atención primaria se compran millonadas de medicamentos en cajas de 12 pastillas?. La eficiencia de nuestro sistema es evidente que se puede mejorar, aun siendo de las mejores de Europa. Pero arrasar nuestro sistema público de sanidad y educación es un atropello injustificado y, como dice ese señor inglés, un ataque frontal a la democrácia.

Novicia Dalila dijo...

Pues porque las farmacéuticas son las que mandan, Pesol. Por encima de todos nosotros y creo que también de los gobiernos...

Un beso

Pèsol dijo...

Resulta evidente el gran poder de farmaindustria. Resentidos por la crisis como todos, pero menos.
Tengo entendido que las empresas que nunca bajan son junto a las farmaceuticas las de armamento.
Besos

MARIAN dijo...

de acuerdo por supuesto,es un derecho, no un regalo.
un saludo
marian

Pèsol dijo...

Hola Marian, gracias por tu comentario.
Salut