Una tarde de invierno en el puerto

El puerto de Arenys esta tarde.
Después de la subasta del pescado los pescadores marchaban poco a poco. No se veía a nadie por los muelles.
Una palabra define las tardes invernales en un puerto como este: la calma.
El Sant Pau camino del varadero navegaba lentamente como temiendo romper la magia. Entonces Xavi, adivinando lo que todos sentíamos, no ha podido reprimir un ¡qué lujo estar aquí ahora!

Comentarios