viernes, 24 de febrero de 2012

Una tarde de invierno en el puerto

El puerto de Arenys esta tarde.
Después de la subasta del pescado los pescadores marchaban poco a poco. No se veía a nadie por los muelles.
Una palabra define las tardes invernales en un puerto como este: la calma.
El Sant Pau camino del varadero navegaba lentamente como temiendo romper la magia. Entonces Xavi, adivinando lo que todos sentíamos, no ha podido reprimir un ¡qué lujo estar aquí ahora!

2 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Pues sí, Pesol. Un lujazo. Me alegro de que hayais sido conscientes de ello... Se disfruta más si en el mismo momento uno se da cuenta de las cosas... Luego se pueden recordar, pero no es lo mismo.

Un beso y feliz finde

Pèsol dijo...

Hay pocas cosas que simbolicen tan bien la calma como un pequeño puerto en invierno.
Al Mediterráneo es mejor venir a invernar que a veranear.

Un beso