martes, 20 de diciembre de 2011

Los nudos marineros

Cuando uno de tierra adentro sube a un barco suele preguntar ¿esta cuerda para qué sirve?; y siempre recibe la misma respuesta: en un barco la única cuerda la de los relojes. (nota: a las cuerdas se les llama cabos).
Con los cabos siempre van asociados los nudos que no se han de aflojar cuando trabajan y a la vez se han de deshacer con facilidad (a diferencia de lo que en mi pueblo se vendría a llamar ñudo). A pesar de su aparente simplicidad, cuando los ves hacer las primeras veces te pasa como cuando ves a unos trileros, que crees saber donde está la bolita pero resulta “de que no”.
Cuando te explican un nudo tienes la tendencia a pensar que es fácil hasta que lo intentas. He encontrado este vídeo que explica como hacer el barrilete o más fino en francés “la pomme de touline”, que pienso yo que traducido (manzana agitada) hace mención a su utilidad para lanzar cabos a distancia.



¡Ah!, otra cosa que no has de decir al subir a un velero es ¡cuanto aire hace hoy!. La respuesta será aproximadamente: ¡claro!, ¡si no fuera por el aire nos asfixiaríamos! (Nota: lo que mueve al velero es el viento, que es el aire en movimiento)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

La Navidad se acerca

Hay quien ama estas fiestas y lo que conmemoran, también hay quien no soporta la Navidad. Solo quiero compartir esta felicitación de Navidad que me envían los de A Tot Drap de Sant Pol de Mar.


«El pescador, mecido en su barca, toma un aire heroico, como no suele tomar casi nunca el hombre en la tierra.
El pescador inundado de azul es, en medio del mar, niño, hombre o héroe, según las circunstancias. Quien ama y canta el mar ama y canta el infinito, y, por lo tanto, la libertad.»

Ignasi Iglésias

La foto muestra Sant Pol al fondo y fue tomada hacia 1920 por un japonés que estuvo por estas tierras. Una auténtica joya.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Ausencias

Con el paso de los años se nos añaden las ausencias de los que se marchan. Las hay que nos desgarran, otras, en cambio, se parecen al lento discurrir de un riachuelo de melancolía casi indolora.

A cada ausencia una pérdida, como la de hace pocos días en que sentí que con él se iba una parte de mi vida. Aquella de mis primeros viajes solo en el autobús de línea que se detenía en la orilla de la carretera y tras el bufido de la puerta y la trepidación del motor arrancaba llevándose su olor mezcla de polvo, grasa y gasoil. Entonces cargaba la maleta y atravesaba la carretera para dirigirme a la casa donde vivían mis tíos y mis múltiples primas y primos. Para entrar en la casona, de más de doscientos años, atravesaba la arcada de piedra de la puerta y, ya en el patio, me dejaba invadir de un olor fresco y húmedo que subía de la bodega y al que se unían el del granero, la despensa y el taller, era una fragancia especial que me confirmaba que ya había llegado.

Solía encontrar a tío Mariano sentado en el banco, leyendo el periódico abierto sobre la mesa y rodeado del humo que exhalaba con ímpetu por la nariz mientras fumaba su perenne cigarro. En los primeros saludos ya bajaba las escaleras tía MariaPilar que había oído mi llegada y que con fuerza me estampaba sendos besos en las mejillas; ¡que guapo!, ¡como has crecido!. En un abrir y cerrar de ojos ya había preparado algo de almorzar.

Él hablaba de forma vehemente, apoyando la palma de la mano derecha en su frente y separándola con rapidez cuando había de reforzar su discurso. El humo del cigarro dibujaba infinidad de figuras que flotaban unos instantes en el aire. El dedo índice tomaba el relevo en los breves instantes desde que acababa uno y encendía el siguiente.

Aprovechando algún resquicio en la conversación me escabullía y subía mi escaso equipaje a la habitación. La escalera ascendía en L hacia el recibidor del primer piso en el que el tic tac del enorme reloj de péndulo llegaba nítido entre la penumbra que siempre envolvía la estancia. Un martillazo seco y repetido precedía al “tin” de la campana que daba las horas. La mesa central no disminuía la sensación de habitación de paso que tenía. Continuaba por la escalera, pasando por delante de aquella puerta que rara vez se abría, seguía subiendo hasta llegar al amplio descansillo y entraba en el enorme despacho-biblioteca cuyo olor solo he vuelto a sentir al visitar castillos y palacetes centenarios, mezcla de humedad, madera, cortinas, ... Un olor que ni la limpieza más exhaustiva logra desterrar. Innumerables libros de tapas ajadas color crema pálido que, en su mayoría reunió el tío cura, ancestro que en la familia siempre se recordaba con veneración. Una doble puerta acristalada daba paso a otra estancia todavía mayor en donde daban las dos alcobas. Abría la puerta de la primera, que es donde siempre me acomodaban, y al ver la cama sentía un escalofrío recordando el rigor de las noches invernales en la casa; cuando me acostaba las sábanas estaban tan heladas que parecían húmedas. El cuerpo rodaba hacia el centro del colchón de lana donde se insinuaba un leve hundimiento y del que no se podía salir sin esfuerzo. No me desnudaba hasta pasado un buen rato en el que había conseguido calentar el pequeño territorio que conseguía eludir el frío que se había adueñado de casi toda la casa. Bien digo casi toda ya que el comedor y la cocina eran las dos únicas estancias que se calentaban en invierno. La cocina por el calor de la leña, la modernidad de la electricidad o el gas estaban desterradas; el comedor por el brasero, instrumento infernal cuyas emanaciones, si no te dosificabas, te proporcionaban un dolor de cabeza extremo con sensación de estallido inminente.
Recuerdo el frío en las manos al varear las almendras y el rápido declinar de las tardes invernales. El tiempo se ralentizaba en aquel lugar. El nada que hacer, dejar pasar las horas, conversar, estar al lado de los otros, o solo,...

Todo aquello se fue, los lugares apenas han cambiado pero sí lo hicimos nosotros. Lo he sabido al decirle adiós.

jueves, 20 de octubre de 2011

En Quim

El camino en suave pendiente hacia la casa parecía apoyarse en el pequeño margen elevado a la izquierda en el que se encontraba el huerto que se extendía hasta un bosque cercano de pinos y encinas. El aire se hacía visible gracias a las pequeñas partículas en suspensión iluminadas por la amarillenta luz otoñal. La calidez de la tarde se sentía en la piel de forma suave mientras caminábamos oyendo sólo los ligeros chasquidos de la hierba bajo nuestros pies. Unos metros más allá se veían unas cuantas gallinas a las que la libertad había dotado de la calma que se había adueñado de todo en este lugar.

Las piedras de la pared de la casa, oscurecidas por el paso del tiempo, estaban cubiertas en esta esquina de una tupida hiedra, eran de diferentes medidas dibujando a media altura una estrecha ventana cuidadosamente tallada en bloques regulares.

Ya más cerca, la música que salía de un viejo receptor de radio, nos dirigió hacia la parte alta y al llegar al huerto lo saludamos. Estaba recogiendo la cosecha de alubias secas que cuidadosamente iba introduciendo en un saco de arpillera. Conversación pausada del que pone atención en cada momento que le depara el día. Nos explica cómo se han de guardar las judías para que no se corquen, también cómo se preparan las cañas que hacen de guía a las plantas. Cañas que son americanas porque ya no quedan cañares de aquí. Su pozo le da agua para el riego y la limpieza pero la hizo analizar hace años y le dijeron que tenía no sé qué. Por eso para beber y cocinar la va a buscar a una fuente cercana, como hizo esa misma mañana.

Quim viste unos pantalones de algodón de trabajo que en su cintura recogen la camiseta de tirantes azul gastada y la camisa de color claro y de manga larga que tiene todos sus botones desabrochados. Rostro curtido de plácida sonrisa que se prolonga en las gruesas arrugas que lo recorren y unas patillas grandes y canosas que se pierden bajo la gorra. Sus manos gesticulan pausadamente al ritmo de la conversación con los dedos ligeramente flexionados en los que se intuye la rigidez impuesta por años de trabajo duro.

La casa no tiene agua corriente ni electricidad pero el no parece necesitar nada que no encuentre en en su pequeño territorio del que conoce hasta sus más escondidos detalles. Siente germinar las semillas, sabe si a una planta le falta calor o le sobra agua. También que por aquel agujero se esconde un topo que le está fastidiando bastante y con el que todavía no ha podido acabar. Recuerdos sencillos como cuando un águila se llevó a una de sus gallinas; todavía vivía su mujer. Su calma invita a sentarnos mientras él aparta el saco en el que trabajaba hasta nuestra llegada. La conversación fluye suave sobre temas del día a día y sobre aquel viaje que hicieron al Montseny con Albert y que siempre recuerda con un “tenemos que volver”. Solo se enturbia su mirada al contarnos que hace un par de semanas entraron en la casa forzando la puerta aprovechando una de sus cortas ausencias. Los ladrones solo robaron su tranquilidad porque nada había en la casa que mereciera el transporte de los varios kilómetros de camino hasta la carretera. Enseguida sus ojos se aclaran de nuevo y vuelve el temple a su voz, no en vano son muchos sus años en los que le ha tocado vivir un poco de todo.

La luz del atardecer palidece y un leve frescor anuncia que ha llegado el momento de marcharnos.

La próxima semana volveremos Quim, por aquí andaremos, adiós, adiós.

Ya de bajada por el camino entre el bosque las bicicletas parecen flotar en la casi penumbra igual que nuestros pensamientos que se mecen con el movimiento de las hojas de los árboles y de las hierbas de la orilla del camino...

El primer semáforo, llegamos a la “civilización”.


Foto: archivo pèsol

domingo, 16 de octubre de 2011

Vamos a la plaza


Con el título “Anem a la plaça” se ha inaugurado hoy una exposición de cuatro dibujantes e ilustradoras fantásticas que se han reunido en el museo de pintura de Sant Pol de Mar .

Nos encontramos con obras en las que contrasta la juventud de Esther Carbonell (17 años) con la madurez de la obra internacionalmente reconocida de Roser Capdevila autora de las archiconocida “Les 3 bessones” .

También disfrutaremos de la obra de Violeta Puchades y de Cristina Losantos

En la presentación se no explica que “On ara hi ha el Museu hi havia hagut el mercat. La gent anava a plaça a comprar per la setmana. Quan va quedar petit es va traslladar, ara és a l’Hotel. Durant aquest temps que duri l’exposició, la gent que vagi a plaça com abans es trobarà de nou amb personatges, tràfec i colors. Els dibuixos tenen això, que entren, com les parades del mercat, pels ulls.” (En el lugar donde actualmente se encuentra el museo antiguamente había un mercado. La gente iba a la plaza a comprar para la semana. Cuando se quedó pequeño se trasladó a su ubicación actual en la plaza del hotel. Durante el tiempo que dure la exposición, la gente que vaya a la plaza como antes se encontrará de nuevo con personajes, trasiego y colorido. Los dibujos tienen eso, que entran, como los puestos del mercado, por los ojos.)

Las artistas participantes han dado el salto de su formato habitual de ilustración en pequeña dimensión al de gran mural. La Carme Ruscalleda se ha añadido a la fiesta con unas pastas del color y sabor de cada una de las tres mellizas: otro lujo.

Si te encuentras cerca de Sant Pol no te lo pierdas.

Museo de Pintura (Plaza de la Vila, 1)
Horario: Sábados de 6 a 8 de la tarda y Domingos de 11 a 2 del mediodía.
Organiza: Amics de les Arts, Ajuntament de Sant Pol de Mar


ESTHER CARBONELL: PESCADERIA "LA RASPA"





ROSER CAPDEVILA: ZAPATERIA "Juanete Galindó"



Los dulces de Carme Ruscalleda.

CRISTINA LOSANTOS: LOS PERSONAJES DE LA PLAZA



VIOLETA PUJADES: LAS VERDURAS DE LA GRANJA


viernes, 23 de septiembre de 2011

Hay perro

Al llegar a Asturias el paisaje impacta: igual los ríos y montañas del interior como la fuerza de su litoral. Naturaleza desbordante en bosques, riberas y costas así como en su clima de contrastes cuya luz puso en jaque a Sorolla, pintor del Mediterráneo.
Mayor impacto produce la personalidad de la gente asturiana. En cada uno de ellos adivinas esa identidad tan definida de pertenencia a un pueblo en el que historia y tradición están en el día a día. Yo definiría a este pueblo como adulto y maduro en el que “a buen entendedor pocas palabras bastan”. Esto se ejemplifica con el siguiente anuncio:


En otras latitudes la información de la existencia de perro peligroso viene siempre precedida de “CUIDADO”. Es un mensaje de los que decimos a los niños: ¡nene!, ¡ten cuidado y no metas los dedos en el enchufe!, o ¡cuida que el perro te morderá!
En cambio a la gente asturiana basta con decirles: Hay perro. El que ha puesto el cartel da por sentado que el que lo lea ya sabrá qué hacer.

Otras cosas vimos aquel día en nuestra visita a Cudillero pero ya hablaremos del curadillo otro día.

domingo, 4 de septiembre de 2011

El Catalán sólo es una lengua

Saben aquel que dice...

Va uno por la calle y en un portal ve un cartel que pone “Se enseña el búlgaro, primero D”. Sube y resulta que... ¡solo era un idioma!

No soy catalán pero ya hace diecinueve años que vivo en Cataluña. Jamás he tenido ningún problema con la lengua ni castellana ni catalana. Bueno, sí, tengo bastante lío con la ortografía porque es muy diferente, incluso opuesta en ambas lenguas. Por ejemplo el había de toda la vida con b resulta que en catalán se escribe havia.

Recién llegado afiné mi oído desde el primer día y con cierta rapidez comencé ha ir pillando lo fundamental del idioma. Lo que más cuesta al principio son ¡las verduras! Que no se parecen en nada; por ejemplo zanahoria – pastenaga, lechuga – enciam, y resulta que una cansalada es panceta...

Mis hijos se educan en el sistema público catalán y desde siempre han recibido sus clases utilizando el catalán como vehículo comunicativo. Además tienen la asignatura de català y de castellano. Lo cierto es que en sintaxis las dos asignaturas son un complemento mutuo ya que aquello del sujeto, verbo y predicado sirve igual en las dos. Cuando visitan o chatean con sus primos aragoneses no detecto especiales diferencias en sus patadas al diccionario: wns k tal?.

En la zona donde vivo no he conocido ningún problema lingüístico entre los compañeros de mis hijos ya que el sistema funciona con una naturalidad y normalidad apabullantes.

Me sorprendo cuando voy de visita a ver a la familia y escucho cosas como: Oye!, y a tus hijos en que les hablan en la escuela?, toma pues en catalán, ¡pobrecicos!

Ahora resulta que un alto tribunal dice que se ha de hacer la enseñanza utilizando las dos lenguas como vehiculares... está claro que son ganas de crear problemas donde no los hay. La altura del tribunal debe de ser mucha ya que le impide observar la realidad. No entiendo cómo gente tan sesuda se dedica a pensar chorradas. Porque cómo se ha de hacer esto?, recuerdo un programa del Miki Moto en el que un profesor daba una clase bilingüe: ¡alternaba una palabra castellana con otra catalana!





Respeto todas las ideas, aunque no puedo entender que a alguien le moleste que a sus hijos se les enseñe en catalán, a estas personas les digo: el catalán sólo es una lengua.

Ciertamente una lengua es mucho ya que es una herramienta de comunicación y de integración en la comunidad en la que vivimos.

Justo Molinero, al igual que yo inmigrante en Cataluña, lo expresa de una manera rotunda: recién llegado a esta tierra quería que se le hablara en catalán y cuando alguno, al verlo andaluz, se le dirigía en castellano le decía: ¡eh!, ¿qué pasa?, ¿es que me quieres marginar?

Decía Pío XI que el comunismo era intrínsecamente perverso. Hoy hay quien piensa lo mismo de todo lo catalán... ¡que se lo hagan mirar!

domingo, 28 de agosto de 2011

en pos de la libertad


Son los efectos secundarios de la reflexión serena y de la meditación. Este buen hombre ha decidido soltar lastre, cambiar de vida. Entre líneas se adivina que a poco que insista el comprador se lleva, por el mismo precio, a la suegra y a la señora. ¡Una ganga oiga!

SOÑAR
Tras la liberación os invito a soñar: sólo has de entrar en esta dirección y escribir la palabra que inspire tus sueños, puede ser un lugar, un sentimiento, un objeto... en cualquier idioma. El resultado: sorprendente.

lunes, 15 de agosto de 2011

Asturias desde la Sienrina de Irene.

En San Juan de la Arena, pueblo que vive mirando al mar, hemos pasado unos días de asueto estival en esta preciosa casa rural restaurada y recuperada por Belen y Rafael. Se trata de una, según los anales, de las primeras casas de la zona y la parte más antigua era la vivienda de los abuelos de Rafael.


Nuestros antecesores habitantes, ya inquilinos de esta casa de aldea, resaltan en sus comentarios de internet los desayunos en la Sienrina. Efectivamente son preparados con esmero, destacando la bollería artesanal de la tía de Rafael: diversas fantasías en pasta rellena de crema, almendras y otros frutos secos y mermeladas y dulces varios.
Los desayunos tienen un gran complemento: las conversaciones con Rafael y Belen.
A los cinco minutos de charla con Rafael, hombre de mar y tierra, ya comprendes que San Juan es un pueblo de mar, a pesar de que las inmobiliarias casi no han dejado huella de las antiguas casas de pescadores o de los industriales de las conserveras de pescado que dibujaban un paseo jalonado de casas semejantes a las de los indianos en otras poblaciones. En su puerto las embarcaciones de recreo han desplazado casi en su totalidad a los barcos de pesca y unos modernos pantalanes han sustituido a los antiguos embarcaderos hechos con postes de madera.


SOCORRISTA
Rafael nos explica lo peligroso de las corrientes de la playa y que si te ves arrastrado por una de ellas has de dejarte llevar nadando en paralelo a la playa; como cuando trabajó de socorrista, en una ocasión la corriente alejó a dos bañistas gallegos y al ir a socorrerlos uno se dejó ayudar pero el otro les dijo “la mar me mete, la mar me saca”. Efectivamente al cabo de un buen rato salió exhausto el gallego que directamente fue al chiringuito a beberse un cubata...

CUDILLERO
También supimos que Cudillero se dice que fue un puerto refugio vikingo. Hasta no hace mucho sus gentes eran, en muchos casos, rubios y de ojos azules, gente muy marinera y cuando salían de fiesta eran temidos en todo el lugar por lo brutos que eran, “solo les faltaba llevar un casco con cuernos”.

EL BARIQUE
Nombre del bar que acaban de abrir en San Juan y que hace referencia a un arte de pesca para sardina: una red que se arrastraba por un costado, el pescado se agarraba por las agallas.

LA DRAGA
El dique que prolonga la ribera izquierda del Nalón, en San Esteban, se interna aproximadamente medio kilómetro en el mar. En su extremo se forma una barra donde rompen las olas y en el canal de entrada al puertos se sedimenta mucha arena. En los tiempos en los que el puerto de San Esteban tenía mucha actividad (todo el carbón de Asturias salía por aquí) había una draga de cazoletas que continuamente estaba trabajando en el canal. El ruido constante es uno de los sonidos incorporados en la infancia de todos los habitantes.

LA RULA
Es la lonja de pescado donde se reunían todos los pescadores por la mañana a mirar el barómetro de gran precisión que tenía (y tiene) instalado. Después valoraban el cariz del horizonte y hacían la previsión del tiempo decidiendo si salir o no. A los no entendidos sorprendía la exactitud de las previsiones, en ocasiones en días de gran oleaje sabían que adentro no había mar y salían. Por contra días aparentemente calmados quedaban en puerto: la tempestad a las pocas horas era segura.




EL ABU Y SU NIETO
Hoy cayó un niño por el camino del acantilado y se rompió varios huesos. Y ¡tuvo suerte! Porque en ese sitio “cien veces te caes, cien veces te matas”.

Belen nos contó sobre la casa y el humedal de San Juan

SIENRINA
La restauraron hace unos años, se trata de uno de los primeros asentamientos de San Juan. Todo el terreno era una un noble y lo dividió en parcelas (sienrinas era el nombre que se daba a las parcelas costeras). El nombre de sienrina consta en la escritura de la casa por lo que lo mantuvieron (a pesar de las confusiones que origina en el boca a boca): La Sienrina de Irene.

EL HUMEDAL
Entre la Sienrina y las casas de la playa hay una mancha verde que es un humedal con vegetación baja y arbolado. La tierra está en contacto con las aguas del río Nalón y se afecta por las mareas. Este pequeño humedal está poblado de aves autóctonas y migratorias. Desde hace unos años está en el punto de mira de constructores que tienen proyectado el desecarlo para construir. Una plataforma vecinal lucha por su conservación. De momento la crisis ha puesto tablas en el conflicto.

Lo cierto es que, a pesar de lo comentado, después de visitar playas cercanas (Salinas, Candás,...) nos quedamos con la sensación de que San Juan no tiene nada que ver, gracias a Dios, con ellas: es un pueblo tranquilo (en pleno mes de agosto) que te permite conocer la Asturias marinera sin apenas moverte de casa.
Queremos volver... tendrá que ser el próximo año...



miércoles, 10 de agosto de 2011

Los últimos gigantes del mar

No están lejos los tiempos en los que gigantes a vela viajaban por todos mares, eran los herederos de la experiencia acumulada por cientos de generaciones que les habían precedido y les permitía dominar, no siempre, este medio muchas veces hostil. En el mar vivían viajes que duraban varios años y en unas condiciones muy duras que hoy nos resultan inaceptables.


Post elaborado con la información obtenida en la conferencia:
Preusen, France II i Pamir: la fi de tres grans velers en ple segle XX.
Impartida por Francesc Lleal i Galceran en la Biblioteca Ernest Lluch de Vilassar de Mar
Conferencia incluida en el ciclo “Els naufragis” de la Universitat d'Estiu Ramon Llull 2011.
Francesc Lleal, hombre de mar, marino profesional con todo lo que eso significa, nos hizo vivir (intuir a los profanos), el significado real de la vida en la mar.
No es lo mismo, empezó diciendo, la náutica de recreo como la conocemos actualmente (puso el ejemplo de la World Race) con los mercantes a vela. Son dos mundos diferentes.
Aquellos mercantes a vela que no son tan lejanos en el tiempo ya que su actividad todavía perduró en el primer tercio del siglo XX: el siglo de prácticamente todos que estábamos en la sala.
De lo que se iba a hablar esa noche no era de veleros de cabotaje sino de transatlánticos descomunales, con una capacidad de carga de 8.000 Tm, con un destino definido, independiente de dónde soplara el viento y que por sus características precisaban de mucha fuerza eólica para su movimiento.
Los veleros predominaron en los viajes transatlánticos porque tenían una autonomía muy superior (casi infinita) a los vapores que habían de parar a menudo a carbonear. Esto fue así hasta que se crearon redes portuarias que abastecían a los vapores en sus rutas de altura.
Otro factor determinante fue la aparición de la Pilot Chart en la que se detallaba la circulación general de vientos y corrientes. Esta herramienta fue fundamental en la planificación de las rutas comerciales a vela.
Es en este contexto en el que se construyeron los veleros de los que se hablaría esta noche. Como el PREUSSEN, fragata de cinco palos con velas cuadras (única en la historia), indesarbolable. Era de la Cia. de Navegación Flying P. Fue botado en 1.902 en los astilleros de Hamburgo, desplazaba 5.162 t. tenía 134,5 m de eslora total, 124 de eslora en flotación y 16,5 m de manga. Tenía un gran velamen (5000 m2 en 47 velas) lo que hacía que este barco fuera muy veloz, alcanzando promedios de más de 15 nudos en viajes largos. Era de acero tanto el casco como los palos y las vergas. En cubierta tenía 2 máquinas de vapor que accionaban los aparejos, cabrestantes y las bombas. De esta forma la tripulación era reducida (48 marinos).

Diseñada para el transporte de salnitro de Chile a través del cabo de Hornos. De Europa transportaba carbón hasta Chile y el el viaje de retorno se cargaba salnitro con destino a Europa. En su historia de navegación se cuenta un viaje de 112 días de New York a Yokohama con una carga de petróleo en latas (no a granel como en los petroleros actuales).
Puerto de Yokohama 1953: llegada del comodoro Perry

En 1910 cargó en el Río Elba y partió atravesando el mar del norte hacia el canal de la Mancha y en su paso más estrecho, entre Calais y Dover fue abordado en medio de la noche por el vapor Britania que intentó pasarlo por su proa. En el abordaje el Preussen perdió el bauprés y el trinquete con lo que se hizo ingobernable varando en unos bajos donde se dio por perdido rescatándose toda la tripulación y la carga.
Foto de las últimas horas del Preussen tras el abordaje


El FRANCE II, construido en “Chantiers et Ateliers de la Gironde” se botó en 1912 y su puerto base era Rouen en Francia. Era más moderno que el Preussen, contaba con tanques de lastre que hacían innecesarios los trabajos de lastrado cuando el barco iba sin toda la carga. Tenía 127,7 m de eslora, 17 m de manga y 7,6 de puntal. Tenía 5 palosTambién tenía 2 motores diesel de 950 cv que le permitían alcanzar los 10 nudos. El casco se construyó con compartimentos estancos para evitar el hundimiento en caso de colisión. Hacía promedios de hasta 17 nudos siendo de aproximadamente 13 si se contaba la totalidad de un viaje. Su capacidad de carga era de 7.300 tn. Además de la carga también contaba con una zona dedicada a pasaje de gran lujo ¡los camarotes tenían agua corriente caliente y fría!. Dado lo dilatado de los viajes se organizaba el día con actividades que siempre giraban entorno a la comida que era un hito importante en el día de los viajeros.

Su ruta fundamentalmente se basaba en el transporte de níquel a Escocia. Para ello partía hacia Montevideo y después a Rosario, transportaba grano a Buenos Aires y de allí sebo y pieles a Santos donde cargaba café para New York. Allí su carga era de gasoil que transportaba a Sidney donde cargaba trigo para Nueva Caledonia. Era aquí donde su carga de níquel le hacía regresar a Escocia.
En su vida de navegación se decidió cambiar el motor y finalmente se suprimió en 1919 y a partir de ese momento fue exclusivamente a vela. Su fin se produjo en Nueva Caledonia el 11 de julio de 1922 donde en medio de una calma total la corriente le arrastró haciéndole embarrancar en unos bajos de coral, donde todavía pueden verse los escasos restos que quedaron tras un bombardeo americano en 1944.

En la actualidad existe un proyecto de reconstruir aquel velero (el más grande de la historia según los franceses). Ver el PROYECTO FRANCE II RENAISSANCE
El PAMIR, a pesar de no ser tan gigantesco como los anteriores fue un velero cuyo trágico fin y su honda repercusión humana hace que sea uno de los naufragios más recordados... será motivo de la segunda parte de este post.

viernes, 29 de julio de 2011

Cocina de mar: moxines con patatas

Cuando hablamos de conservar nuestro patrimonio cultural tendemos a pensar en edificios, monumentos, cuadros,... cosas todas que podemos tocar. Pero tan importante como lo tangible son aquellos usos, costumbres y maneras de hacer las cosas.
En el patrimonio marítimo, además de los barcos y edificios portuarios o de playa, tenemos un impresionante conjunto de elementos intangibles como el navegar a vela latina (A Tot Drap), o la pesca tradicional y toda la vida al lado y dentro del mar y de las duras condiciones de una naturaleza dominadora y una economía de subsistencia.
Los pescadores y sus familias, hasta hace apenas medio siglo, se alimentaban y vivían casi exclusivamente del pescado. Lo comían en las casas (aquellas piezas dañadas que no servían para la venta) y a bordo de las barcas: todavía no se usaban los bocadillos. Las diferentes ollas partían del sofrito y tenían una base de pasta (fideos) o patatas a la que al final se añadía pescado (abundante y fresco). La olla se llenaba de pescado recién cogido y en mucha cantidad porque las tripulaciones sufrían de un hambre voraz y continuo.
Entre las tripulaciones podían encontrarse, además de navegantes y pescadores expertos, cocineros de primera clase. Algunas de las capturas de las que se hartaban eran pescados poco valorados que en la actualidad se encuentran entre los más preciados, como es el caso de la langosta o el rape.
Los que vivimos cerca de los puertos pesqueros tenemos la oportunidad y el reto de acercarnos a esta cocina introduciendo en nuestros menús diarios el pescado fresco de especies que no se comercializan a gran escala pero que tienen un valor gastronómico enorme.
Basta con acercarnos a una pescadería cercana, a partir de las seis y media o las siete que es cuando llega el pescado del día, y dejarnos aconsejar por la pescadera o pescadero. Por poco dinero podemos poner a nuestra mesa platos de lujo, desde un pescado frito para cenar, a un guiso como plato único.

Ayer Josep me dio una grata sorpresa al aparecer con cinco moxines ya peladas y tres caps de lluç para el brou (caldo). Es mi primera olla de patatas y pescado:

Ingredientes:
Para el caldo: 3 caps de lluç, zanahorias y un puerro.
Para el sofrito: ajos, cebolla, pimiento verde, un chorro de vino blanco y pimentón.
Patatas rotas.
Moxines.


Preparación.
Hervir los componentes del caldo en abundante agua con un poco de sal.
Sofreír los ajos, la cebolla picada fina y el pimiento verde. Añadir un poco de vino blanco y dejar que reduzca.

Al final se añade el pimentón cuidando que no se queme y se añaden las patatas.

Una vez todo bien mezclado se añade el caldo que cubra y se deja hervir a fuego lento una media hora, hasta que las patatas estén hechas.

Se le añade el pescado cortado a trozos y se deja hervir 5 minutos más. Al servir se puede añadir perejil o alioli “negat”.
Para ser el primero, aunque esté mal decirlo, me ha salido de rechupete. La moxina es un pescado con solo la espina central y de un sabor delicioso.
Que vagi de gust.

La cosa no hace más que comenzar y si no decidme a que os suena: suquet de sardina con torrada y alioli, arroz con sardinas y brócoli, sardinas con huevo frito, fideos o arroz a banda (araña, moxina, escorpora,...), caldereta de patata y pescado, araña o xucla blanca a la plancha, anchoas con sofrito, boga o sampa a la brasa, suquet de barat, o barat hervido, sopa de pescado pequeño, moll de roca a la plancha, pulpo con patatas y alioli, niu (pescado, caracoles y conejo), estofado de sepia con patatas y guisantes, caldereta de langosta, mairas rebozadas (y bocata al día siguiente con lo que sobre), torrada de anchoas con mantequilla y chocolate negro rallado,...

jueves, 7 de julio de 2011

Si una cosa da dinero es que es buena

El título no es mío, se lo he cogido prestado a uno de los ideólogos más relevantes de la situación en la que actualmente está inmersa nuestra sociedad (española, europea y mundial). Se trata de Rodrigo Rato cuando en semanas pasadas se refería al nuevo banco a través del cual una caja pasará a manos privadas.
Desde el punto de vista de un profano de la macro (y micro) economía, como es mi caso, da la impresión de que la crisis actual no solo fue una consecuencia de la vorágine especulativa sino que se trata de un plan que está siguiendo el capital para adueñarse del último céntimo de euro de los ciudadanos. Esto explica que no sólo no se han implementado mecanismos de control del mercado salvaje sino que las mismas personas que se sentaban en los cargos directivos de aquellas financieras siguen allí, cobrando cada vez más y, además, aconsejando al mundo sobre qué medidas han de adoptarse para salir de la crisis.

RICOS Y POBRES

No es nuevo que en este mundo siempre ha habido ricos y pobres pero la situación actual marca unas brechas en la sociedad de una profundidad insondable que cada día marca un nuevo récord. Existen movimientos especulativos de gran magnitud que se producen en el día a día que desde la perspectiva legal son aceptados pero que desde el punto de vista social son claramente delictivos: es eso de que los robos y estafas cuando superan un determinado volumen dinerario pasan a denominarse negocios. He oído que hay quien negocia con la posibilidad de comprar algo que ni siquiera tiene: es decir se gana dinero sin dar nada a cambio… algo que en la realidad ningún probo ciudadano puede hacer.

LA BRECHA NORTE-SUR

Este sistema perverso (intrínsecamente perverso como decía Pío XI del comunismo) provoca sus efectos más devastadores en los habitantes del tercer mundo donde se unen gobiernos corruptos, multinacionales parásitas y distribución injusta de recursos que se agravan por guerras tribales y poblaciones enteras de personas desplazadas que cambian su estatus de ciudadano de tercera por el de refugiado. Precios de materias primas controlados por especuladores y estructuras económicas (banco mundial, FMI, G-6,…) asfixian las economías de subsistencia de estos países.

UNA SOCIEDAD PROPIEDAD DE LOS BANCOS

Volviendo a nuestro mundo lo que nos encontramos es que la crisis, lejos de provocar la esperada y lógica reacción de los estados en el desarrollo de mecanismos efectivos de control estricto de la especulación, ha desembocado en una situación en la que los gobiernos (incluyendo a los supuestamente de izquierda) han perdido toda su capacidad de maniobra y sólo les queda el seguir al pie de la letra el dictado de bancos y financieras. Ríos de dinero público se dirigen a esas entidades con el sólo objeto de su saneamiento (y apropiación) sin siquiera plantearse un atisbo de control estatal: muchas entidades podrían haberse nacionalizado con este precio que estamos pagando entre todos. Por el contrario es continuo el flujo de privatización de empresas públicas y recientemente oíamos cómo no había que preocuparse por las cajas de ahorros porque nos las iba a comprar China.

LO ANORMAL ES NORMAL

Esta semana he asistido a un hecho que me ha preocupado seriamente, se trata del caso de una persona mayor a la que en su hospital público el traumatólogo le indicó una operación de su cadera en marzo y le han dado hora para intervenirse en octubre (siete meses). Tras insistir por tener mucho dolor le han informado que le podían operar en tan solo diez días, en el mismo hospital, de forma privada (6.000 euros). Desde la legalidad posiblemente no haya nada que objetar pero el tema no es ético ni estético. Y es que en Cataluña, comunidad desde la que hablo, el nuevo gobierno ha emprendido una serie de drásticos recortes en sanidad, educación y prestaciones sociales que superan lo razonable y tolerable. Lo que más molesta es el entusiasmo con el que el nuevo conseller (que viene de la patronal de hospitales privados) ha acometido el desmantelamiento de los servicios públicos en beneficio, por lo que se ve, de la sanidad privada.

CREEMOS ISLAS DE ECONOMIA REAL

Si, como es natural, no podemos esperar la solución del mundo financiero, ¿qué salidas nos quedan? Es posible que haya quien piense que el PP lo arreglará todo pero lo cierto es que la solución ha de venir desde abajo. Hace mucho tiempo que no escucho ninguna cosa interesante de ningún partido político cuyas dialécticas se basan en el “y tú más” dando por sentado que somos un atajo de idiotas.
Hemos de crear entornos de economía real en los que nuestro trabajo real que produce objetos y servicios reales se intercambie con el resto de personas reales que hacen lo propio. Como decía aquel futbolista francés: saquemos nuestro dinero del banco y utilicémoslo sólo para lo que sirve: para intercambiar nuestros tiempos y servicios. El origen de estas islas ya no es necesario que sea nuestro entorno físico cercano: las redes sociales han demostrado su poder en la creación de ideas y realidades.

lunes, 30 de mayo de 2011

Los indignados (2)

El 15-M ha pillado a los (¿nuestros?) políticos fuera de juego, no hay más que verlos preguntarse por los “cabecillas” del movimiento para poder ir a hablar con ellos, engañarlos, comprarlos y desmantelar de una vez algo tan molesto. Esta pregunta solo tiene una respuesta: el que la plantea no tiene ni idea de lo que es internet, ni la web ni nada de nada. En este mundo intersección del real y el virtual cada persona es un poco líder, es un poco autor de cada idea y la protagonista es la interacción como resultado que supera a la suma de cada pequeño cyborg.

No he estado físicamente en ninguna acampada 15M pero sé que el movimiento continuará imparable al margen de cuánto duren las concentraciones en el mundo real ya que la red es un instrumento capaz hasta de derrocar regímenes como los del Magreb. Estamos viviendo en una sociedad profundamente injusta en manos de unos pocos desaprensivos financieros responsables de todo contra lo que se revelan los indignados.

Hemos de imaginar,además, que toda esta injusticia que se vive en situaciones límite de mucha gente que nos rodea se multiplica por mil veces mil si miramos al tercer mundo.

Lo descorazonador es que los verdugos no son conscientes que también ellos son las víctimas de su propio sistema de materialismo y poder.

Los dos problemas clave de la especie humana son la injusticia en la distribución de la riqueza en el mundo y el desastre ecológico. ¿Puede el capital especulativo solucionar alguno de ellos? Si la respuesta es NO, hemos de acabar con él.

En la red también encontramos pequeñas joyas, una de las cuales he descubierto hace poco y quiero compartir, se trata de “The Sweet Old Etcetera” (2006) una poesia digital en movimiento de Allison Clifford


lunes, 9 de mayo de 2011

Un paréntesis

Hay épocas en las que la vida te abruma, sientes que te falta el aire para respirar y todo a tu alrededor se acelera. En realidad eres tú el que se ralentiza y no alcanzas a seguir el ritmo que hasta hace poco, no sabes cuánto, era tu forma de vivir. Descubres que ha pasado toda la tarde y de las cinco cosas que pensabas hacer todavía no has acabado la primera. No te atreves a llamar a… ni hablar con… sientes el resoplido de la máquina de tren (de vapor) al llegar a la estación y decides parar, abrir un paréntesis.

Como seguidor de blogs, que es lo mismo que seguidor de personas, veo con cierta frecuencia cómo activos escritores caen en la inactividad dejando sus ventanas blogueras abandonadas, las más de las veces sin aviso previo. Se adivinan siempre cambios vitales, a parte del aburrimiento y la sequía en la inspiración, como son los hijos nuevos, cambios de trabajo, el zarpazo de alguna enfermedad o el ser presa de fantasmas del pasado, submundos como dice la ND. Se trata de paradas técnicas de mayor o menor duración, desde unos días que pasan casi desapercibidos, hasta meses o años. Y vuelta a empezar.

Los amantes de etiquetas hablan de la crisis de los treinta, cuarenta o cincuenta,… no creo que haya tantas edades críticas aunque sí que es evidente que el cuerpo deja de ser silencioso y comienza a quejarse a final de la década de los cuarenta. Cumples los cincuenta y todo son males… Y por lo que observo el cuerpo empieza a hablar y quejarse a los cincuenta pero a los setenta ya no susurra sino que grita a voz en cuello. En una entrevista a no recuerdo quien, que ya calzaba los 75, el locutor de radio le preguntó cómo se encontraba. El susodicho respondió que fenomenal, pero que si cuando tenía treinta años se hubiera despertado un día notando todos sus actuales achaques de bien seguro que se habría quedado en la cama.

Me reanudo en este blog porque me siento bien.
Parafraseando a un grupo de Facebook inicio una fase de navegación tranquila.