en pos de la libertad


Son los efectos secundarios de la reflexión serena y de la meditación. Este buen hombre ha decidido soltar lastre, cambiar de vida. Entre líneas se adivina que a poco que insista el comprador se lleva, por el mismo precio, a la suegra y a la señora. ¡Una ganga oiga!

SOÑAR
Tras la liberación os invito a soñar: sólo has de entrar en esta dirección y escribir la palabra que inspire tus sueños, puede ser un lugar, un sentimiento, un objeto... en cualquier idioma. El resultado: sorprendente.

Comentarios