domingo, 19 de agosto de 2012

¿Dónde está Suances?

En un lugar de belleza tan desgarradora como el enclave de Suances es donde duelen especialmente los desmanes urbanísticos. Es difícil responder a la pregunta del post ya que las continuas y dispersas construcciones de todas las características y colores se extienden sin solución de continuidad con el municipio contiguo que padece de igual mal inmobiliario. Estábamos alojados en unos apartamentos de vistas impresionantes sobre la playa de la concha y que junto a un enjambre urbano invadían la increíble punta del Dichoso. Se trata de un cabo en el que al oeste encontramos la famosa playa de los Locos con las mejores olas para surfistas de todo el Cantábrico.


Playa de los Locos
Fotografía: pèsol

Diré que Suances no tiene forma de pueblo, todavía no se donde está el centro: imagino que debe de ser donde más supermercados y bancos hay.
Dicho esto he de afirmar sin reparos que se trata de un lugar maravilloso donde el mar lo preside todo invadiendo cada rincón con sus aromas, colores, vientos...
El puerto, más de recreo que pesquero, todavía retiene los aires de lo que fue. Barcos de madera, de popa redonda no muy grandes, faenan cuando el mar lo permite. La intensidad de las mareas siempre nos sorprende a los mediterráneos.
Toda la fachada marítima es preciosa, de todas maneras lo que describo a continuación se encuentra en la otra dirección: aguas arriba del Besaya. Aquí en la desembocadura, al final del parque inicia una ruta ciclista, en su mayoría asfaltada que llega hasta los Corrales de Buelna. Son 20 kilómetros (el doble si se hace ida y vuelta). Iniciamos el camino entre prados y el río. Aguas arriba (unos 2 km.) encontramos muelles de carga y descarga a los que accedían barcos de carga, imagino que aprovechando la pleamar. No sé si todavía está operativa esta vía marítima por la que salía toda la producción de Reocin. Los vertidos industriales por aquí son un tanto escandalosos: espumas blancas que aguas abajo se tornan en aguas negras. Si preguntas, todo el mundo dice que no hay contaminación... Más arriba de Torrelavega (hay que estar atentos a no equivocarnos en la rotonda con una máquina de tren) el camino discurre entre bosques y praderas, siempre junto al río. Suaves pendientes accesibles a todos los niveles ciclistas. En Cartes hemos de evitar otro error en nuestro camino y, después de atravesar el paso de la carretera, tomar hacia abajo a la búsqueda del río. Si sigues rectos al parecer llegas a un mirador... Entre Riocorvo y el balneario hemos de coger un desvío a la dcha. para subir al santuario. Visita guiada muy recomendable y parador donde comer a buen precio. Quizás debamos optar por una colación frugal si queremos seguir dando pedales.

3 comentarios:

Gemma dijo...

Hoy vimeo no chuta menos mal que ayer le di al play y pude recorrer algunas de las maravillas que habéis visto y que nos has traido. La foto de la playa de los Locos es fantástica. Ah! y qué son esos puentes "suspiro" que salen en la ruta que hicistéis en bici por el río? Es lo que intentaba descubrir hoy...

Me alegro de que hayais disfrutado tanto. La playa de la concha también está en Suances? yo este año fui de San Sebastián a Biarritz, pero a la inversa un día me detuve en Getaria, los verdes del norte son fantásticos se expanden hasta el mar creando un paisaje marítimo muy pintoresco, ya encontrar la desembocadura de un río y adentrarte en bici es todavía más completa la aventura.

Bueno si ya estás en casa Pèsol prepara los aparejos que los loritos están que pican...y también los tacones!!

Hay unas medusas gigantes que por otras zonas de la Catalunya marítima norte nunca había visto, luego me enteré que en un japonés las preparan para el consumo humano en forma de sushi :S


Besos!



Gemma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pèsol dijo...

Hola Gemma, lo de los puentes suspiro imagino que te refieres al balneario de Caldas. Los edificios a ambos lados de la carretera se unian por unos puentes/pasillo. La concha es la playa del estuario de Suances. Por lo que explicas ¡estan locos estos japoneses!
Los loritos pican y muerden. Tengo unos "cucs" para ofrecerles esta tarde.

Besos