lunes, 20 de abril de 2009

Cometas y soles espléndidos

Siguiendo la recomendación de Elena (perdida entre libros) fui a comprar el libro de “Mil soles espléndidos” y en la librería encontré la primera novela de su autor, Khaled Hosseini “Cometas en el cielo”. Sabía que sus recomendaciones no fallaban nunca así que decidí comprar los dos. Los títulos tan sugerentes y las portadas también ayudaron en la decisión.


Y leí cometas... historia que, sin conocer al autor salvo por lo que dice la contraportada, parece que tiene mucho de autobiográfica. En ella se narra la relación de dos niños, después muchachos y finalmente hombres maduros en el Afganistán convulso de los últimos años. Ya en este primer relato Hosseini profundiza más en los sentimientos que en los propios hechos. Acabé la lectura emocionado y con la conciencia de haber disfrutado de una novela que seguro que a nadie deja indiferente. No explicaré más ya que hasta se hizo en 2007 una película (que tengo pendiente de ver)


Demoré unas semanas la lectura de mil soles creyendo que una vez disfrutado del descubrimiento de un autor de carácter su segunda obra ya no me sorprendería. En esta semana de vacaciones santas me di de bruces con ella. Mas que con ella con ellas: Mariam y Laila, las dos mujeres que ponen cara al sufrimiento de miles de familias atrapadas entre señores de la guerra, soviéticos, talibanes y costumbres ancestrales reavivadas por el integrismo. El fuego cruzado de francotiradores y misiles mata a miles de personas, destroza hogares y provoca el hambre de familias que se quedan sin medios de subsistencia y forzadas a la huida hacia los campos de refugiados de Pakistán.
No entraré en detalles del relato de estas dos mujeres que tiene bastantes pasajes duros, excesivamente duros. Lo único que quiero transmitir son mis emociones. A pesar de que han pasado ya unos días desde que lo terminé todavía se me hace un nudo en la garganta cada vez que me acuerdo de algún pasaje. Curiosamente no me ha producido miedo o inquietud como otras obras más tétricas (por ejemplo aquella peli de “No sin mi hija”) quizás por la gran decisión que muestran en todo momento Laila y Mariam. Lo que sí transmite la obra es dolor, rabia e impotencia. Y también el amor que se tienen estas dos mujeres que son compañeras en este terrible viaje vital que transcurre entre las cuatro paredes de su casa. También conmueve la facilidad del sacrificio por el otro, incluso con la vida.
Es una amalgama de sentimientos, todos ellos intensos, que me han conmovido y que me han cambiado.

Sólo me queda sumarme al ruego del autor en el epílogo: para cooperar, o simplemente para obtener más información sobre ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), su trabajo o el drama de los refugiados en general por favor, visitad: http://www.unrefugees.org/ ó http://www.acnur.org/.

El enlace directo para colaborar es http://www.eacnur.org/haztesocio/formulario.htm


Gracias.

6 comentarios:

Gemma dijo...

Cuando ví la película de Cometas en el Cielo, recuerdo que quise comprarme una cometa para hacerla volar de vez en cuando y así no olvidar a los personajes de esta historia y su amistad.Es una película cruda, emotiva y absolutamente inolvidable.

Novicia Dalila dijo...

Me lo apunto todo Pesol. Ya hablaste en mi casa de esas mujeres y te agradezco que lo hayas puesto en un post con tanto detalle. son temas que me interesan especialmente, sobre todo el de las mujeres.
Entraré desde casa al enlace que has puesto porque aquí me tienen mas marcada que a Mesi...
Un beso y muchas gracias

Pèsol dijo...

Ostras Gemma yo la peli todavía no la he visto pero me la agenciaré para el fin de semana.

Hola Novicia, esta tarde en las noticias han explicado que estos días hay ya 60.000 desplazados en Ceilán y más de 100.000 están atrapados entre los dos frentes de la guerra entre el ejército y los tamiles. Por lejana no deja de encogerme el corazón.
Un beso

Gemma dijo...

Hola Pèsol, entré en ACNUR y me he sensibilizado lo suficiente como para colaborar, me gustaría que enlazaras este link.

http://www.eacnur.org/haztesocio/formulario.htm

Nuestra ayuda es un granito de arena pero entre todos podemos conseguir que esta gente tenga una realidad mas justa. Su bienestar depende de nuestra solidaridad, no es una utopía.

El próximo post que sea alegre Pèsol que entre la neumonía y los refugiados tengo el alma rota.

Un beso.

Pèsol dijo...

Hola Gemma, ya he puesto la dirección que me das en el post.
Mecès.
Veo que en mis días de ausencia de la red te has mejorado

Gemma dijo...

Hola Pèsol, muchas gracias por poner el enlace. Pues no he mejorado mucho, no.
Casi mejor no te alejes mucho de la red, por si acaso.
Un beso.