El origen de las cosas

La sociedad en la que el ciudadano ha ascendido al estatus de "consumidor" o cliente ha sido drásticamente golpeada por la crisis. Vivíamos en la cresta de la ola ajenos a las consecuencias de un consumo irresponsable y destructivo. Ahora todavía sentimos como una tragedia que sólo se vendan los coches que estrictamente necesitamos, o que las casas ya no las compren aquellos que no las querían para vivir. Todavía no nos entra en la cabeza que no tiene sentido que una empresa solo es rentable si cada vez gana más y más; que la economía se apoye en el paradigma del crecimiento sostenido.
Los poderosos, dueños de casi todo, se parapetan seguros mirando cómo los de a pie, los que siempre pagan el pato se queden en el paro y no llegan a fin de mes porque tienen que seguir pagando sus créditos e hipotecas obtenidos en la época febril. Y, como explica este vídeo, los gobiernos investidos de una dialéctica social en realidad se arrodillan ante los banqueros para abrillantar sus inmaculados zapatos.
Lo curioso de este vídeo y de muchos otros es que no son de ahora sino de hace más de un año.


Comentarios